Artículo 1.- Naturaleza jurídica de la Organización.

1. El Colegio Oficial de Químicos de Canarias es una corporación de derecho público, que se regirá en lo dispuesto en el artículo 36 de la Constitución, por la Ley 2/1974, de 13 de febrero, de Colegios Profesionales, por las leyes autonómicas de Colegios Profesionales y por lo dispuesto en estos Estatutos.

Su estructura y funcionamiento serán democráticos, tiene carácter representativo y personalidad jurídica propia, independientes de la Administración del Estado y de la de las comunidades autónomas, en su caso, de las que no forman parte integrante, sin perjuicio de las relaciones de derecho público que, con ellas, legalmente les correspondan.

2. El Colegio Oficial de Químicos de Canarias, dentro de su ámbito de actuación, gozará de plena capacidad para el cumplimiento de sus fines, pudiendo adquirir a título oneroso o lucrativo, enajenar, vender, gravar, poseer y reivindicar toda clase de bienes; contraer obligaciones y, en general, ser titular de toda clase de derechos, ejecutar o soportar cualquier acción judicial, reclamación o recurso en todas las vías y jurisdicciones, civil, penal, laboral, contencioso-administrativa, económica-administrativa e incluso los recursos extraordinarios de revisión y casación en el ámbito de su competencia. En su organización y funcionamiento se encuentran sujetos al principio de transparencia en su gestión, gozando de plena autonomía, en el marco de los presentes Estatutos.

3. La representación legal del Colegio Oficial de Químicos de Canarias, tanto en juicio como fuera de él, recaerá en su Presidente o Decano, quien se hallará legitimado para otorgar poderes generales o especiales a Procuradores, Letrados o a cualquier clase de demandatarios, previo acuerdo de la Junta Directiva.

4. De acuerdo con el artículo 3.2 de la Ley 2/1974, de 13 de febrero, cuando así lo establezca una ley estatal, los Colegios Profesionales agruparán obligatoriamente a todos los Químicos que ejerzan la profesión en cualquiera de sus modalidades, ya sea libremente, ya en entidades privadas o públicas, y en toda actividad de la misma índole en que sea necesario estar en posesión del título, o siempre que dicha titulación fuera condición para desempeñarla.

Voluntariamente podrán solicitar su colegiación quienes, con título de químico, no ejerzan la profesión o no estuvieren obligados a colegiarse.

Artículo 2.- Relaciones con la Administración.

1. El Colegio Oficial de Químicos de Canarias se relacionará con la Administración Autonómica a través de la o las Consejerías competentes por razón de la materia de que se trate.

2. El Colegio, destinado a colaborar en la realización del interés general, gozará del amparo de la Ley y del reconocimiento por el Estado y las comunidades autónomas.

Los Decanos y Vicedecanos del Colegio Oficial de Químicos de Canarias tendrán la condición de autoridad en el ámbito corporativo y en el ejercicio de las funciones que les están encomendadas.

3. El Colegio Oficial de Químicos de Canarias tendrá el tratamiento de ilustre y sus Decanos el de ilustrísimos señores.

 

Índice